Hábitos para evitar la plagiocefalia o deformidad craneal en los bebés

¿La plagiocefalia se puede evitar? Sí, en un alto porcentaje puedes prevenir que tu peque padezca de deformidad craneal tan sólo con cambiar unos hábitos con tu bebé.

Primero es analizar las causas: La plagiocefalia se produce por una presión continua y externa en la cabecita del bebé. Tan sólo con evitar ejercer esta presión tu bebé tendrá una cabecita preciosa. Te voy a contar unas serie de rutinas que tan sólo con cambiarlas evitarás tener que corregir una deformidad craneal en vuestro peque.

Pautas sencillas para evitar la plagiocefalia

Empecemos por el colchón. Tanto en minicuna como en el cochecito lo más aconsejable es poner al bebé un colchoncito adaptable a la cabecita del bebé. Si el peque va a dormir en la cuna desde el nacimiento, recuerda poner un colchón que se adapte a las 2 etapas de niño, recién nacido y bebé.

Peti2 como evitar una deformidad craneal

Teniendo en cuenta que el bebé va a pasar todo el tiempo tumbado, este adaptabilidad la tiene que tener en la mayoría de los sitios donde va a estar el niño: en la cama de los papis, en el cambiador, en la hamaca, la silla de coche… Estamos cambiando al niño constantemente y siempre que te sea posible procura que la cabecita del niño esté de forma que no interfiera en su desarrollo.

Para ello tienes infinidad de soluciones, por ejemplo para casa Jané tiene un colchoncillo que se adapta donde quieras que esté el bebé, incluso también lo puedes poner en el capazo del coche. Es cómodo, lavable y te lo llevas donde quieras.

colchoncito jane para evitar la plagiocefalia

Para el automóvil las primeras marcas en sillas de coche para bebé ya están preparadas para ajustar y acomodar la cabecita del bebé sin causar ninguna deformidad en la cabecita del niño. Aún así, recuerda que durante el primer mes el recién nacido no debe de permanecer en una silla de auto más de 1 hora.

bebeconfort silla de auto i-size

 

avatar

Acerca de Carmen

Atención al cliente Baby Moon
Esta entrada fue publicada en Bebés, Salud y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.